Skip to content

Nuestro socio director Carlos Recarte califica de error atraer a la gente solo por dinero, «hay que tratar de hacerlo por el proyecto». Explica que en el caso de un sueldo por encima de mercado el profesional se arriesga a tirar mucho de la cuerda, ya que «tendrá que hacer un esfuerzo extra para rentabilizar su salario y si no lo consigue la caída puede ser muy dura».

Según ha investigado la periodista Montse Mateos: «Hasta un 30% es la subida de sueldo a la que pueden aspirar los profesionales más demandados en estos momentos cuya cotización al alza favorece el mercado. Los perfiles tecnológicos son los que más opciones tienen de sacar pecho y hacer valer su talento, no tanto por su cualificación sino por la escasez de candidatos y un aumento en su demanda en una situación en que la transformación digital apremia».

Carlos Recarte coincide en que son estos profesionales los que más opciones tienen de recibir una contraoferta y destaca, además, los expertos en big data, ciberseguridad, robótica, 3D, ecommerce «que tengan experiencia y combinen conocimientos offline y online». Aclara que suele tratarse de consultores sénior que entienden el negocio y conocen bien la tecnología: «La transformación digital lleva años en marcha, pero escasean profesionales expertos en tecnología y en gestión de negocio. En estos casos la experiencia es un grado».

Nuevas realidades, nuevas empresas y nuevas profesiones

Paralelamente, nuestro socio Andrés Fontenla aportaba hace unos meses el mapa de dónde estarán las posiciones más demandadas. Según su análisis, en el ámbito empresarial se reforzará la RSC (Responsabilidad Social Corporativa) con todos los criterios que promueve la ESG por sus siglas en inglés (ambientales, sociales y de gobernanza) y a grandes rasgos se generalizará la ayuda al desarrollo en sentido amplio, con la reinvención de organismos multilaterales (ONU, OMS, etc.,) y ONG´s.

En el mundo de las organizaciones también se acelera la tendencia ya existente con anterioridad a la crisis sobre la creciente importancia del mundo digital en los distintos ámbitos funcionales: comercial, tecnología, industria, logística… Paralelamente, tomará aún más fuerza si cabe todo el área comercial, desde  marketing online, a comercio electrónico, experiencia de cliente, publicidad programática, o diseño gráfico, entre otras junto con las que surjan, tal y como refleja la anterior información.

En tecnología – coincide – en que veremos aún más cómo brillan con luz propia las profesiones que giran alrededor de la tecnología: ciberseguridad, análisis de datos, desarrollo de aplicaciones de realidad virtual (entorno doméstico, moda, etc), inteligencia artificial, consumer insight…

En industria tendrán protagonismo el mundo de la robótica y el delivery en múltiples formas, incluido el uso de drones, y una logística personalizada. En el mundo inmobiliario, continuará la tendencia a reformar las viviendas con zona de trabajo y terraza o jardín, la bunquerización (opción extrema de entornos ultraprotegidos), el alquiler de espacios…

En el sector de las finanzas florecerá todo lo relacionado con bitcoin, y la economía circular. La amplia galaxia de servicios dará espacio  a abogados, asesores fiscales, head hunters, y en el mundo de la comunicación seguirán siendo  imprescindibles los directores de comunicación, analistas de la información, escucha de redes, expertos de detección de fake news… y todas las áreas profesionales que resuelvan problemas sociales y empresariales al paso que surjan.

Transversalmente la demanda se centrará en las posiciones digitales en diferentes ámbitos:

  • Directores de Transformación Digital (CDO) para coordinación y gestión de cambios integrales en todos los aspectos del negocio, desde canales y procesos y datos hasta el modelo operativo, incentivos y cultura.
  • Directores de Marketing capaces de desarrollar estrategias que mejoren la experiencia de los clientes en un contexto cada vez más digital.
  • Directores de E-Commerce: esta crisis nos está demostrando que aún hay mucho camino por recorrer ya que ha acelerado tendencias de consumo.
  • Directores de Supply Chain: gestión de compras, gestión de almacenes planificación, operaciones, transporte, reparación y mantenimiento, servicio al cliente… que abordan aspectos operativos de la cadena de suministro global.
  • Directores de Telecomunicaciones e infraestructura de sistemas, que garanticen el correcto funcionamiento de los equipos para poder trabajar en remoto, en entornos seguros y libres de ciberataques.
  • Directores Financieros con visión de negocio, capaces de garantizar la liquidez de la empresa, preparados para negociar y restructurar en un entorno de cambio profundo.

La conciencia de nuestra vulnerabilidad en el marco de la interdependencia como especie que respira oxígeno es una gran oportunidad para poner al servicio de “todos” el conocimiento y la tecnología de la que disponemos en este momento. Así la emergencia de nuevas profesiones hoy no es fácil de predecir, pero sin duda surgirán y las claves tendrán que ver con ¿qué solucionan y cómo ayudan a que la vida se acompañe de bienestar individual, social y medioambiental?

Más información

Por qué jugar a la contraoferta puede arruinar su futuro laboral por Montse Mateos en el diario Expansión.

Un año de pandemia, evolución e innovación del mundo profesional por Andrés Fontenla.

Imagen: Imagen de Adriano Gadini en Pixabay