Diversidad en la cúpula: impulso para la innovación y el crecimiento empresarial

La inclusión de una amplia gama de voces y experiencias en los niveles más altos de dirección no solo es un imperativo ético, sino también una estrategia crucial. Las empresas que se la toman en serio en sus equipos ejecutivos están mejor equipadas para navegar en un entorno empresarial global y enfrentar los desafíos del futuro con innovación y agilidad. Las investigaciones y los casos de éxito destacan un mensaje claro: la diversidad no es solo buena para la sociedad, es esencial para el éxito empresarial.

Las cifras de la diversidad

Sin ir más lejos, y según McKinsey, en la última década, los beneficios de incluir más mujeres en los equipos ejecutivos son cada vez más evidentes. Sus informes de 2015, 2018, 2020 y 2023, muestran un aumento en la presencia femenina en los niveles directivos y una relación directa con un mejor desempeño financiero. Por ejemplo, en 2015, se observó que las empresas con más mujeres en sus equipos ejecutivos, ubicadas en el cuartil superior, tenían un 15% más de probabilidades de superar financieramente a las del cuartil inferior. En 2023, esa probabilidad ha aumentado al 39%.

Muy en síntesis, su investigación más reciente revela que las empresas con mayor diversidad en sus consejos de administración tienden a mostrar mejores resultados financieros, siendo esta correlación estadísticamente significativa tanto para el género como para la etnia por primera vez. Específicamente, las empresas que se encuentran en el cuartil superior en términos de diversidad de género en sus consejos de administración tienen un 27% más de probabilidades de superar financieramente a aquellas en el cuartil inferior. En un contexto similar, aquellas en el cuartil superior en términos de diversidad étnica tienen un 13% más de probabilidades de lograr mejores resultados financieros que las del cuartil inferior. Estos datos confirman que los beneficios de la diversidad no solo impactan la gestión ejecutiva, sino también los consejos de administración, donde se formulan las políticas de diversidad, equidad e inclusión (DEI) para toda la organización. Datos extraídos de Diversity matters even more: The case for holistic impact.

¿Qué y por qué?

A su vez, la diversidad en los equipos de alta dirección, consejos de administración y empleados de cualquier nivel va más allá de las diferencias de género y etnia. Incluye una variedad de dimensiones como la orientación sexual, la discapacidad, la procedencia geográfica y socioeconómica, y las perspectivas generacionales, de las que por el momento no dispongo de datos.

No obstante, las investigaciones existentes muestran cómo la diversidad y la inclusión en los niveles de alta dirección han trascendido el ámbito de las buenas intenciones para convertirse en estrategias fundamentales para el éxito y la sostenibilidad. Sus resultados han demostrado de manera consistente que los equipos ejecutivos diversos no solo enriquecen el proceso de toma de decisiones, sino que también mejoran los resultados financieros de las empresas. En este artículo indago la importancia creciente de la diversidad en la alta dirección, cómo las empresas están trabajando activamente para fomentar entornos más inclusivos y los múltiples beneficios que esta transformación puede aportar.

Beneficios de la diversidad en la alta dirección

El compromiso con la diversidad en los consejos de administración y entre los altos ejecutivos trasciende las nociones de equidad o cumplimiento normativo; constituye una ventaja competitiva palpable y cuantificable. Diversos estudios han demostrado que las empresas con una mayor diversidad de género y étnica no solo fomentan una gobernanza más robusta, sino que también superan financieramente a sus contrapartes menos diversas. Esta superioridad en el rendimiento se atribuye a varios factores. En primer lugar, la diversidad enriquece la toma de decisiones con una variedad de perspectivas, esencial para la innovación y la adaptabilidad ante los cambios del mercado. Los equipos ejecutivos diversos están mejor equipados para comprender y penetrar en mercados globales, gracias a un profundo conocimiento de las diferencias culturales y de consumo.

Atracción y retención del talento

Además, la diversidad en la alta dirección atrae y retiene talento de primera calidad, ya que cada vez más personas valoran los entornos laborales inclusivos y representativos. Los equipos diversos no solo son más propensos a innovar, sino que también están mejor preparados para enfrentar los desafíos del mercado global, anticipar las necesidades del cliente desde diversos ángulos, mejorar la satisfacción del cliente y expandir la cuota de mercado. Las prácticas inclusivas fomentan un ambiente laboral positivo, mejoran la moral del empleado y pueden reducir la rotación de personal. Por lo tanto, la diversidad no es solo una métrica de progreso social, sino un componente esencial para el éxito y la sustentabilidad a largo plazo de cualquier organización moderna.

Esfuerzos corporativos para mejorar la inclusión

Reconociendo estos beneficios, muchas organizaciones están redoblando sus esfuerzos para promover la inclusión en sus filas ejecutivas. Las estrategias van desde programas de mentoría y patrocinio hasta la revisión y modificación de los procesos de reclutamiento y promoción para eliminar sesgos inconscientes. Además, las políticas de diversidad, equidad e inclusión (DEI) son cada vez más comunes, no solo como directrices internas, sino como compromisos públicos hacia la transparencia y la responsabilidad. Esto incluye no solo atraer talento diverso, sino también crear un entorno donde todos los empleados se sientan valorados y puedan prosperar.

Con la mirada en el futuro

A medida que el mundo empresarial evoluciona, también lo hace la comprensión de la diversidad en la alta dirección. Las economías avanzadas ya están viendo los beneficios de la diversidad de género y étnica en sus cúpulas ejecutivas, y las economías emergentes están comenzando a experimentar avances significativos. Estos cambios no solo están redefiniendo quién toma las decisiones, sino cómo se toman esas decisiones. Con cada paso hacia una mayor inclusión, las empresas no solo están haciendo lo correcto desde un punto de vista moral y ético, sino que también están colocando a sus organizaciones en una posición de mayor fortaleza para el futuro.

La diversidad y la inclusión en la alta dirección no son simplemente sobre hacer lo correcto; son fundamentales para cualquier empresa que busque prosperar en el complejo panorama empresarial del siglo XXI. Con cada decisión informada por una variedad de perspectivas, las empresas están mejor equipadas para enfrentar los desafíos del mañana y forjar un camino hacia un éxito sostenible y significativo.

recarte-fontenla-executive_search-anagrama
Publicado en:
Categorías: , ,
Etiquetas:

Andrés Fontenla

Socio fundador de Recarte & Fontenla. Más de dos décadas en consultoría de executive search y desarrollo directivo en multinacionales como Korn Ferry y Randstad, dirigiendo filiales y unidades de negocio y liderando equipos de consultores en España y varios países europeos.