Skip to content

En un artículo publicado en Expansión, Carlos Recarte analiza la tendencia existente a utilizar nombres extraños para definir posiciones profesionales o cargos. A su juicio, estas denominaciones están vinculadas al marketing: «Son proyectos de atracción de talento, pero no de cultura. Es propio de startup, para que éstas resulten más atractivas. Ya en el boom de las puntocom se ponían nombres interesantes para diferenciarse y llamar la atención, pero en grandes compañías esto no tiene mucho futuro. Se generan expectativas, como es el caso del responsable de felicidad. En las startups tiene el sentido de llamar la atención o cambiar la cultura… Y puede tener también sentido para las generaciones más jóvenes, pero también implica riesgos: lo importante es hacer cosas y que la gente se dé cuenta de que funciona, para jóvenes y senior, porque estamos en la época de la credibilidad».

Ir al artículo

recarte-fontenla-executive_search-anagrama

Carlos Recarte

Socio fundador de Recarte & Fontenla. Más de 20 años en consultoría de executive search y desarrollo directivo, en renombradas firmas como Korn Ferry-Hay Group, Garrigues Human Capital y Overlap, liderando proyectos para grandes corporaciones y empresa familiar en diversos sectores.