«Aceptar una asignación internacional es una decisión que puede transformar la vida y la carrera de un profesional», tal y como analiza nuestro socio Andrés Fontenla en Expansión, – Qué debe tener en cuenta para aceptar un puesto internacional –  junto a otros expertos. Por tanto, para que esta experiencia sea enriquecedora y no se vuelva en contra, es vital considerar diversos aspectos y negociar cuidadosamente los términos.

Desde su visión, el impacto personal y familiar debería ser la prioridad. Adaptarse a un nuevo entorno puede ser un gran reto para toda la familia. Evaluar la calidad de vida en el país de destino, desde la seguridad hasta el sistema de salud y las opciones educativas, es esencial. La capacidad de adaptarse a una nueva cultura y aprender un idioma diferente (si fuera el caso) también son factores determinantes para que una transición tenga éxito.

Nuevas oportunidades

Desde el punto de vista profesional, una asignación internacional puede abrir puertas a nuevas oportunidades y permitir el desarrollo de habilidades. La experiencia internacional puede ser claramente una ventaja competitiva en el mercado laboral, ya que proporciona una perspectiva global y habilidades únicas.

Sin embargo, hay que analizar cómo esta experiencia se alineará con las metas que se tengan trazadas a largo plazo. Es importante considerar cómo será el retorno, evaluando la posibilidad de reincorporarse a la misma empresa y cómo esta nueva experiencia se integrará en el mercado laboral de origen si no es posible regresar a la misma compañía.

Negociación, las claves

Durante la negociación de la asignación, es fundamental abordar varios aspectos clave. La compensación debe reflejar el costo de vida local y considerar bonificaciones por expatriación. Además, asegurar un ajuste por las diferencias en el costo de vida entre el país de origen y el destino es esencial para mantener un nivel de vida adecuado.

Los gastos y reembolsos son otro punto crítico. Es fundamental negociar el subsidio de vivienda, y la cobertura de los costes educativos y de transporte, incluyendo los viajes de regreso al país de origen. También, la empresa debe cubrir los costes de mudanza y proporcionar servicios de reubicación, como asistencia con visas y búsqueda de vivienda.

Asegurar una cobertura médica completa, que incluya atención en el país de destino y opciones de evacuación de emergencia, es esencial para la tranquilidad de la familia.

Las condiciones del país de destino son igualmente importantes. Investigar la estabilidad política, económica y social del país es vital.

Los cazatalentos en las asignaciones

En este complejo proceso de negociación internacional, el cazatalentos juega un papel crucial. Actúa como intermediario y facilitador entre el empleado y la empresa, alineando las expectativas de ambas partes desde el principio. Ayudamos a resolver desacuerdos sobre la compensación, los beneficios y otros términos del contrato. Además, ofrecemos asesoramiento sobre prácticas comunes en la industria y sobre qué términos son razonables, basándose en su conocimiento del mercado y experiencias previas.

Entre los principales desafíos, la compensación y los beneficios encabezan la lista. Asegurar que el salario refleje adecuadamente el costo de vida en el país de destino es fundamental. No es lo mismo vivir en Singapur que en Madrid, y esas diferencias en gastos de vivienda, alimentación y servicios pueden impactar significativamente la calidad de vida del expatriado. Además, es crucial negociar beneficios que cubran necesidades específicas como la educación de los hijos, seguro médico internacional y transporte.

Las implicaciones legales y fiscales son otro campo de minas. Las complejidades fiscales, como la doble imposición y las leyes tributarias tanto del país de origen como del país de destino, puede ser confuso y costoso. Y aunque sea obvio, es importante asegurar que todos los trámites migratorios estén en orden y que el empleado tenga el derecho legal para trabajar en el nuevo país es imprescindible para evitar sorpresas desagradables.

En el caso de asignaciones internacionales dentro de la misma empresa, en donde no interviene el cazatalentos, otro escollo importante es definir claramente los términos y condiciones del empleo. La duración de la asignación debe estar bien establecida desde el principio, al igual que las condiciones para su posible extensión o término. Sin esta claridad, se puede generar una gran incertidumbre y estrés. También es esencial definir los términos para el retorno al país de origen, incluyendo la posición que se ocupará y cualquier apoyo necesario para la reintegración. Nadie quiere volver a casa y encontrarse en un limbo laboral.

Descenso y evolución

Aunque la tecnología ha cambiado la forma en que trabajamos y ha facilitado el trabajo remoto, reduciendo la necesidad de desplazamientos físicos para ciertas tareas, las asignaciones internacionales no han disminuido en importancia y siguen siendo una práctica valiosa para las empresas.

En lugar de eso, han evolucionado para adaptarse a un mundo más interconectado y digital. Las empresas continúan valorando estas asignaciones por su capacidad para desarrollar talento, gestionar proyectos críticos, fortalecer relaciones comerciales y facilitar la expansión en nuevos mercados.

recarte-fontenla-executive_search-anagrama
Publicado en:
Categorías: ,
Etiquetas:

Andrés Fontenla

Socio fundador de Recarte & Fontenla. Más de dos décadas en consultoría de executive search y desarrollo directivo en multinacionales como Korn Ferry y Randstad, dirigiendo filiales y unidades de negocio y liderando equipos de consultores en España y varios países europeos.