Innovar no es una cosa de genios, sino mirar a nuestro alrededor, ver qué hay disponible y combinarlos de formas insospechadas. Esto que vemos en la imagen es una incubadora para bebes prematuros que fue creada por una ONG llamada Design that Matters, que se dedica a diseñar productos de tecnología médica para países extremadamente pobres de África.

Las incubadoras normales que vemos en nuestros hospitales valen unos 40 mil euros y muchos países pobres aunque pudieran pagarlas tienen el problema de que tras una año o dos de uso no tienen técnicos ni repuestos para garantizar un adecuado mantenimiento, con lo cual muchas de estas maravillas técnicas acaban en la basura.

Design that Matters quiso darle una solución innovadora a este problema y empezaron por observar qué recursos había disponibles en esos países africanos: no tenían mucha tecnología pero en lo que sí eran muy buenos era en la mecánica de coches y eran capaces de repararlos una y otra vez manteniéndolos activos muchos años.

Así que se propusieron crear una incubadora de bebés usando piezas de Toyota. Y este es el resultado, se llama Neonurter, por fuera parece una incubadora normal pero…

Innovar es combinar de forma nueva las cosas viejas

Por dentro, la incubadora lleva un ventilador, luces para calentar, tiene alarmas en las puertas y funciona con una batería normal de coche. Para su mantenimiento lo único que hace falta son repuestos de Toyota y un buen mecánico de coches.

Y es que como les decía, innovar no es una cosa de genios, sino mirar a nuestro alrededor, ver qué hay disponible y combinarlos de formas insospechadas.

Historias de innovacion