Muchas personas operan sobre la base de asumir que la estrategia de una empresa o negocio es un producto objetivo fruto exclusivo del análisis y del razonamiento, pero nada más lejos de la realidad. En psicología, la teoría de la atribución explica cómo las personas siempre nos preguntamos ¿por qué? y buscamos determinar la causa de los acontecimientos, en un esfuerzo por establecer el control sobre nuestras vidas y mejorar nuestra capacidad de predecir acontecimientos futuros.

Es interesante observar que el grado en que una persona está convencida de que controla el curso de los acontecimientos de su vida puede ser muy distinto. Los hay que creen que el destino, la suerte o las fuerzas externas predominan más para determinar su futuro. Mientras que existen otras personas que en general creen que sus vidas, y lo que pasan en ellas,  están principalmente bajo su control.

Los profesores Wei Shia, Guoli Chenb y Boshuo Lia de la Universidad de Miami publicaron en 2022 un estudio titulado «Problem Solving or Responsibility Avoidance? The Role of CEO Internal Attribution Tendency in Shaping Corporate Downsizing in Response to Performance Shortfalls», donde demuestran que aquellos CEO que tienen una mayor predisposicion a pensar que lo que les sucede está bajo su control, cuando tienen que enfrentar una crisis de resultados en sus compañías, son más proclives a tomar medidas relacionadas con el recorte de costes y la reestructuración.

Por el contrario, aquellos que son más propensos a la atribución externa, suelen reaccionar frente a las crisis con medidas como lanzar nuevos productos, expandirse a nuevos mercados o abordar operaciones de crecimiento inorganico.

Fascinante ¿verdad?

Si quieres profundizar más sobre esta materia, el artículo «Why Some CEOs Are More Likely to Engage in Corporate Downsizing» trata precisamente sobre este estudio.