Recarte & Fontenla
en los Medios

Expansión

Solo tengo una opción, ¡que me vaya bien!

No hace mucho escuché a un candidato: “Solo tengo una opción, ¡que me vaya bien!”. Lo cierto es que me impresionó su convencimiento y me gustó su enfoque, pero claro, no era el único en el proceso de selección.
Así que lo viví con un matiz diferente a otros, con una mirada entre curiosa y científica: “¿Sería él el elegido?”, me pregunté.

Leer artículo