El comité de dirección es una de esas instituciones que está presente prácticamente en todas las compañías pero que es diferente en cada una de ellas. Bajo la misma denominación, encontramos comités que se reúnen muy frecuentemente y toman decisiones de manera ágil, así como comités que se reúnen unas pocas veces al año y apenas deciden nada; comités de tamaño reducido y comités de 15 o 20 personas; comités que tienen agendas concisas y enfocadas, y comités donde cabe cualquier cosa en su agenda.

Hace algún tiempo le pregunté a un miembro del comité de dirección de una gran compañía española:

  • “¿Para qué existe el comité de dirección en tu empresa?”

Y él me contesto:

  • “La verdad es que no tengo ni idea”.

Comités sin propósito

Y ese es el principal problema de los comités de dirección: la falta de un propósito claro. Por eso a menudo sus miembros ven el tiempo empleado en ellos como un despilfarro inútil.

Existen ciertos sectores regulados en los que es preceptivo que las compañías cuenten con un comité de dirección. Sin embargo, los requisitos específicos pueden variar según la jurisdicción y el tipo de empresa. Es decir, todo el mundo habla de los comités de dirección, pero atribuyéndole a la expresión significados muy diversos.

Entonces, ¿para qué hace falta que una empresa tenga comité de dirección? Muchos CEO, si se les pregunta (y responden con sinceridad) reconocen que si pudieran no tendrían comité de dirección, pero la realidad es que la gestión de una organización hoy en día excede con mucho las capacidades de un solo individuo. Hace falta un equipo de enorme talento para gestionar adecuadamente la alta dirección de una organización hoy en día.

Comité de dirección, ¿para qué?

¿Y para qué? Esta es la parte más difícil de la creación del comité de dirección: decidir cuál es su misión. No basta con definirla de manera genérica diciendo cosas como “gestionar el negocio” o “fijar la dirección estratégica”, porque se trata de expresiones de un alto nivel de abstracción en las que cabe casi cualquier cosa.

Hace falta que en primer lugar el líder del comité de dirección decida el nivel de empoderamiento del que quiere dotar a este equipo. ¿Quiere que sea un mero foro informativo? O, por el contrario, ¿quiere que sea un auténtico órgano de decisión colectiva? Y si quiere un comité que tome decisiones: ¿Sobre qué cosas debería decir este comité?

La próxima vez que te encuentres frente a un miembro de comité de dirección pregúntale: ¿Para qué sirve el comité de dirección en esta empresa? Seguro que su respuesta te dirá mucho más de lo que imagina quien te esté respondiendo.