¡¡¡Un año más, todo el equipo de Recarte & Fontenla os deseamos feliz Navidad y feliz 2024, en el que veamos hechos realidad nuestros mejores sueños!!!

 

Pero antes de comenzar la desconexión, ¿si echamos la vista atrás, qué veríamos? En Recarte & Fontenla veríamos ilusión, esfuerzo, trabajo, resultados, nuevos proyectos… Rostros pensativos, interesantes, divertidos, preocupados, acelerados, risueños, tristes, emocionados, encandilados… Veríamos también la mirada a menudo sonriente, de nuestro nuevo socio Germán Nicolás Puiggarí, a su vez director de Consultoría. Veríamos asimismo las miradas de todos los clientes que se han beneficiado con este nuevo servicio. Hablamos de comités de dirección y consejos de administración que a lo largo de estos meses han desarrollado sus habilidades de liderazgo y su talento directivo, pero no solo, también todos los planes de sucesión, y por supuesto la selección de altos ejecutivos.

¿Y si echamos la vista adelante? Vemos vida con mayúsculas, compromiso, propósito, aprendizaje, nuevos proyectos, nuevas miradas… mundos mejores, sociedades mejores, empresas mejores, relaciones mejores… brillo en los ojos y la Navidad.

En R&F nos gusta la Navidad. Nos gustan las personas, nos gusta reunirnos,  nos gustan las sonrisas de los niños y de los no tan niños, nos gustan las luces, los Belenes… pero sobre todo la promesa de ser mejores en el año que recibimos.

Y ese es nuestro gran deseo, ser mejores en 2024. Si así lo hacemos, más allá de macroeconomía, geopolítica, de inteligencia artificial, de transición energética… seremos parte de las soluciones y eso en Recarte & Fontenla nos motiva.

A la luz de lo que ya se puede predecir, 2024 será un año más de retos inmensos, retos que nos exigirán buscar solo la excelencia. Un año en el que tendremos que hacer buen uso de todas esas habilidades que hacen de las adversidades oportunidades de aprendizaje y de innovación. Si así lo hacemos aunque los vientos arrecien lograremos hacer realidad nuestra vocación: conectar recorridos, el leitmotiv de nuestro día a día, con afán de logro desde  la humildad, cuidado de las personas y generosidad, las virtudes imprescindibles de un gran líder.

 

¡Feliz Navidad, feliz 2024!