Vivir 100 años no es una posibilidad, sino que a medida que mejoramos nuestro conocimiento sobre la longevidad, parece que será la norma más que la excepción. Hay compañías importantes como Alphabet (Google) que han apostado claramente por esta idea creando empresas como Calico, dedicadas a entender la biología que controla el envejecimiento y la esperanza de vida, y a utilizar  estos conocimientos  para descubrir y desarrollar intervenciones que permitan a las personas llevar una vida más larga y saludable.

El regalo de una vida saludable más larga también lleva implícito un problema importante: cómo financiarla. No hay una respuesta universal a esta pregunta porque las necesidades financieras dependen de las condiciones individuales: número de personas a cargo, deudas prexistentes, aspiraciones, necesidades, etc. También influyen cosas como los ahorros acumulados, la rentabilidad de esos ahorros y si se cuenta con una pensión o no.

Hay numerosas voces que anuncian que el futuro de las pensiones en España está en peligro, porque es difícil pensar en la sostenibilidad de  una economía que dedica el 15-16% del PIB a pagar pensiones. Lo más sensato será asumir que el viejo paradigma de que la jubilación la paga el Estado, a medio plazo, será inviable.

Toma el control de tu vida

Entonces, ¿qué hacemos? La respuesta a la pregunta es que nadie hará por ti lo que tú no hagas. Toma el control de tu vida y empieza por asumir cual será el nivel de renta que necesitarás a partir de los 65-66 años, y recuerda que debes asumir que (si tienes suerte) vivirás al menos otros 20-25 años y muy probablemente 30-35 años más. ¿Necesitarás ingresos equivalentes al 50% de tu renta actual? ¿60%? ¿70%?

Una vez hayas determinado tu nivel de renta ideal, haz los cálculos considerando tus ahorros, su rentabilidad estimada, tu pensión y otros ingresos que puedas tener. En la sede electrónica de la Seguridad Social tienes un simulador de jubilación, pero mi consejo es que no te confíes. Recuerda por ejemplo que cuando la economía griega entró en crisis la UE y el FMI le exigieron reducir las pensiones de más de 1200 euros en un 20% de la cantidad que excedía esa cifra, y en Portugal los recortes de las pensiones hace 10 años fueron de entre el 3,5% y el 40% dependiendo de la cuantía de la pensión.

Cuando hayas hecho todos estos cálculos muy probablemente descubrirás que… tienes que trabajar más allá de tu edad de jubilación si quieres mantener tu nivel de vida ideal. No te desesperes, en el fondo una larga vida de dolce far niente es menos interesante de lo que parece. Pero tampoco enfoques esa nueva etapa de tu vida como si fuera una continuación de la anterior; al contrario, pregúntate qué tipo de actividad aprovecha mejor tus capacidades y al mismo tiempo te produce más satisfacción, busca dotar de propósito a tu vida y afronta con flexibilidad los desafíos que lleva aparejado.

En definitiva, vive con pasión e intensidad una porción de tu vida que la mayor parte de la gente asume como un declive pero que para ti puede ser intensa y revitalizante.