Los servicios profesionales representan una importante aportación a la economía en un creciente proceso de externalización. Proporcionan funciones técnicas o únicas que realizan trabajadores independientes o empresas especializadas, e incluye tanto los suministrados al consumidor final como a la empresa. Abarcan una amalgama de ramas de actividad como la consultoría, la auditoría, los servicios legales, de búsqueda de directivos, de ingeniería, sanitarios, etc.. Las empresas de servicios tienen un gran enfoque al conocimiento por lo que requieren de una especialización y actualización continua.

Habilidades directivas

El sector requiere profesionales con un alto nivel de autonomía en su día a día, pero capaces de trabajar con equipos globales (especialmente en las multinacionales y en las bigfour). Deben mostrar imparcialidad en sus decisiones y ser técnicamente sólidos para llegar a ser líderes de opinión en su actividad. Las habilidades comerciales y de gestión de equipos se hacen especialmente evidentes cuando asumen posiciones de primer nivel dentro de la compañía.

Subsectores

  • Consultoría (estratégica, financiera, operaciones, RRHH…)
  • Auditoría y Contabilidad
  • Servicios legales
  • Servicios sanitarios
  • Servicios de ingeniería
  • Arquitectura
  • Publicidad