Los fondos de capital privado (Private Equity & Venture Capital) son un vehículo de inversión alternativo a los instrumentos tradicionales que invierten recursos en compañías privadas que tienen un alto potencial de crecimiento a cambio de una participación. Esta inyección de capital se complementa con un valor añadido: asesoramiento ante problemas concretos, credibilidad frente a terceros, profesionalización de los equipos directivos, apertura a nuevos enfoques del negocio, experiencia en otros sectores o mercados, etc.. El objeto del capital privado es contribuir al nacimiento y a la expansión y desarrollo de la empresa, para que su valor aumente.

Uno de los aspectos críticos para las firmas de capital riesgo sea cual sea el modelo de inversión, es disponer del talento necesario para dirigir o asesorar (consejeros) en los proyectos en los que deciden invertir. En este sentido, como cazatalentos somos un vínculo idóneo ya que estamos en contacto permanente con directivos y tenemos un enfoque a la estrategia de negocio del cliente y de sus participadas.

Habilidades directivas

En general, el fondo de inversión busca profesionales exitosos de primer nivel que hayan demostrado su capacidad para hacer crecer un negocio de forma rentable. Es por este motivo que se requieren habilidades de tipo empresarial ya que estas inversiones precisan de liderazgo, iniciativa, capacidad de tomar decisiones, gestión de equipos, experiencia en due diligence, compra y venta de empresas, capacidad de asumir riesgos, experiencia internacional…

Este tipo de trabajos encajan muy bien con profesionales senior desvinculados del mundo corporativo y que quieran capitalizar su experiencia.

Subsectores

Existen diferentes modelos en función del tipo de inversiones que se llevan a cabo:

  • De semilla: invierten en proyectos aún en etapa inicial de desarrollo de la empresa.
  • De emprendedor (o venture capital): buscan negocios en etapas tempranas, todavía no consolidados en el mercado.
  • De expansión: se trata de empresas en una situación de oportunidad de expansión; los resultados dependen de la capacidad de incremento de sus flujos de caja.
  • De crecimiento: se asocian con empresas en etapa de madurez con mayores necesidades de capital.
  • De reestructuración: son compañías en situaciones de insolvencia.