Evaluación de Consejeros

El hecho de que el Consejo de Administración sea el garante de que las decisiones estratégicas que se tomen en la empresa sean más objetivas, debe obligar a las compañías a ser muy cuidadosas y exigentes a la hora de evaluar el perfil de los consejeros que formen parte del mismo y de sus comités, ya que su experiencia, su capacidad y su reputación profesional serán críticos para su aportación de valor en los diferentes temas a tratar.

En las empresas cotizadas, la Ley de Sociedades de Capital (LSC) y el nuevo Código de Buen Gobierno de las sociedades cotizadas (CBG) de Enero 2015, han supuesto el reforzamiento de las responsabilidades del Consejo y de su papel en el gobierno de las compañías. La limitación a 12 años del mandato de un consejero para ser considerado independiente, la exigencia de perfiles expertos para liderar el Comité de Auditoría o la recomendación de contar con un 30% de consejeras en 2020, son algunas de las novedades que están influyendo en la composición de los Consejos y, por ende, en la evolución de las grandes compañías españolas.

Asimismo, el creciente interés sobre aspectos tales como la sostenibilidad en el largo plazo, gestión del talento, medio ambiente, innovación, diversidad, transformación digital, ciberseguridad…están obligando a las empresas a revisar e integrar nuevas competencias.

En este entorno de mayor transparencia, crece la demanda de profesionales comprometidos y capaces de cuestionar las propuestas de la dirección, aportando visión estratégica, y experiencia en riesgos y en nuevas tecnologías.

Desde Recarte & Fontenla, llevamos a cabo servicios de Evaluación de Consejeros, con la objetividad y neutralidad necesaria para garantizar el cumplimiento normativo y el alineamiento de cada uno de los Consejeros con sus áreas de actuación.