Skip to content

La crisis sanitaria con toda la incertidumbre que ha impregnado a nuestras vidas profesionales, ha hecho si acaso aún más compleja la difícil asignatura del equilibrio personal y laboral. En el mundo directivo, a menudo, la más mínima conciliación está más cerca del mito que de la realidad en un momento histórico en el que el trabajo parece exigir conexión ininterrumpida. Tener tiempo libre sin obligaciones laborales resulta cada vez más difícil y sin embargo es imprescindible si queremos mantenernos sanos física y mentalmente. El peligro de burnout es más real que nunca en el actual contexto. Con el propósito de aportar claves reales, nace este artículo que sin desvelar ningún secreto, confío en que aporte luz en nuestros estilos de vida.

  • ¿Pones por delante lo que quieres de la vida?

Ya sé que cada momento vital es diferente, aun así no conozco a nadie sin sueños, sin la melodía que les gustaría oír cada mañana. Por eso es clave decidir conscientemente qué es lo que queremos y ponerlo por delante.  Lo contrario, limitarnos a dejar que la vida suceda, no es una buena estrategia. Las personas con equilibrio entre su vida personal y profesional toman decisiones conscientes acerca de lo que quieren de la vida y sobre cómo quieren emplear su tiempo. La clave está en hablar con sus personas importantes de lo que es importante para ellos. Por tanto, comparten sus ideales con sus socios, cónyuges, familiares… con el objetivo de crear una hoja de ruta, comprometiéndose a seguir su camino.

  • ¿Hablas regularmente de lo que funciona y lo que no?

La conciliación puede descarrilar si se dejan que las cosas se deslicen en contra de las elecciones intencionadas que tomamos. Quienes priorizan su equilibrio de manera consciente hablan todas las veces que son necesarias con las personas interesadas para informarles de lo que sí les está funcionando y lo que no. Es la vía para cambiar de dirección si es necesario. Así mientras la vida pasa y las situaciones cambian, evitan -a causa de la deriva de las cosas- acabar en un lugar que no querían.

  • ¿Dedicas tiempo a tu familia, amigos e intereses importantes?

Quienes han logrado ese equilibrio no viven en función del tiempo libre que les queda después del trabajo. Planifican y reservan ese tiempo al margen de su vida profesional y lo custodian con firmeza. Aún cuando las emergencias ocurren (lo sabemos) y surgen situaciones empresariales que necesitan su  máxima atención, una vez que están en ese tiempo de familia o amigos o deporte o… lo defienden frente a cualquier intromisión. Saben que es salud y bienestar que luego revertirá en su vida profesional, alejándolos del estrés.

  • ¿Tienes tus propios parámetros sobre el éxito?

Otra de sus claves es que desarrollan un fuerte sentido de quiénes son, sus valores, y lo que es importante para ellos. Utilizan sus valores como guía en todo lo que hacen, lo que a su vez les ayuda a determinar lo que es el éxito según su criterio. Saben lo que les hace felices y se esfuerzan por lograrlo. Mientras que su tiempo puede ser visto desde fuera con sesgo bien hacia el trabajo bien hacia su vida personal, para ellos el equilibrio toma esa forma.

  • ¿Bloqueas las distracciones?

Son personas capaces de apagar sus dispositivos electrónicos para disfrutar su tiempo con calidad y sin interrupciones. Saben que la multitarea es un mito y se centran en lo que están haciendo. Cuando han desarrollado la capacidad de compartimentar su tiempo, buscan momentos para disfrutar de la experiencia que han elegido. A menudo son amantes de la música, la actividad física, o algún otro interés que les permite alejarse de las presiones de la vida cotidiana para relajarse, rejuvenecer y regenerarse a sí mismos.

  • ¿Tienes redes de apoyo fuerte?

Los empresarios y directivos con un buen equilibrio tienen una red de apoyo fuerte a la que acudir en tiempos difíciles. Ellos son dadores y benefactores que ayudan tanto a su círculo familiar, como de amistades y comunidades. También es común que tiendan a tener una variedad de intereses y estén siempre abiertos a nuevos aprendizajes y posibilidades. Son curiosos, abiertos y deciden experimentar la vida al máximo. Aprender es parte de su ADN y no están dispuestos a renunciar.

Lo ideal es poder responder afirmativamente a todas y cada una de estas preguntas, o al menos a cinco de las seis. Lo contrario es una alarma roja que cuanto antes conviene desactivar. Emplearnos a fondo en construir la vida personal y profesional que sí queremos es el mejor propósito vital. La buena noticia es que si estás leyendo estas líneas aún estás o estamos a tiempo -:)

recarte-fontenla-executive_search-anagrama
Publicado en:
Categorías: ,
Etiquetas:

Andrés Fontenla

Socio fundador de Recarte & Fontenla. Más de dos décadas en consultoría de executive search y desarrollo directivo en multinacionales como Korn Ferry y Randstad, dirigiendo filiales y unidades de negocio y liderando equipos de consultores en España y varios países europeos.