Recarte & Fontenla
in the Media

Expansión

Si nunca le han echado, debería preocuparse

¿Es posible encontrar algún valor en haber sido despedido? ¿Puede ser esa circunstancia frustrante un activo para conseguir un nuevo trabajo? Hay quien piensa que esta mala experiencia es una oportunidad y un comienzo eficaz para resultar atractivo a los reclutadores.

Ir al artículo