Las personas adecuadas permiten que las estrategias de negocio funcionen y las empresas aceleren la consecución del éxito. Hay muchos condicionantes que intervienen como son la coyuntura económica, la oferta y la demanda, los competidores, la innovación, etc., pero el equipo humano marca la diferencia.